Abrigo de las Monteses

El abrigo de las Monteses es un yacimiento con arte rupestre Levantino situado en el término municipal de Jalance. Se encuentra en la parte central de un anfiteatro natural situado en la margen derecha del barranco de la Peña. Esa morfología le proporciona una acústica excelente, que permite la comunicación verbal entre las dos márgenes del barranco, lo que lo convierte en un enclave muy singular. Una singularidad que sin duda no pasó desapercibida a los habitantes prehistóricos de Jalance, que eligieron este lugar para dejar en sus paredes un legado visual de gran valor histórico, cultural y artístico, como reconoce su declaración como Bien de Interés Cultural por la Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985 y su declaración como Patrimonio de la Humanidad en 1998 por la UNESCO.

El barranco de la Peña, de régimen estacional, recorta la vertiente oriental de la Muela de Jalance, para verter sus aguas en el río Cautabán, afluente del río Júcar. Las fuentes y abrigos que jalonan sus vertientes y su abundante flora actúan como puntos de atracción para numerosas especies de fauna que buscan agua, refugio y alimento. Esa riqueza natural ha favorecido el tránsito y la ocupación humana desde la prehistoria hasta la actualidad. Debido a su riqueza faunística este paraje está declarado como Reserva Valenciana de Caza.

 

¿CUÁNDO FUE DESCUBIERTO?
El abrigo de las Monteses fue descubierto el 7 de diciembre de 1977 por el guarda forestal José A. Pérez Piera. La noticia del descubrimiento fue trasmitida al Servei d’Investigacions Prehistòriques (SIP) de la Diputació de València, que procedió a su estudio y documentación, y al cierre del conjunto para garantizar su salvaguarda.

 

¿QUÉ ENTENDEMOS POR ARTE RUPESTRE LEVANTINO?
Las figuras pintadas en el abrigo de las Monteses forman parte de una tradición artística prehistórica que se extiende por toda la fachada Mediterránea de la Península Ibérica. Se trata de un arte pintado, y en raras ocasiones grabado, que utiliza como lienzo las paredes de abrigos rocosos iluminados por la luz natural y situados en zonas de media y alta montaña. Un arte muy naturalista, en el que hombres, mujeres y, en ocasiones niños, protagonizan escenas narrativas en las que podemos reconocer actividades de caza, guerra, recolección de la miel, danzas, escenas de maternidad o incluso la muerte.

 

¿QUÉ PINTARON EN LAS MONTESES?
El abrigo de las Monteses conserva un único panel en su parte central con tres figuras humanas y un arquero naturalista muy bien conservados. De ellas destacan, por su singularidad, las dos figuras centrales, sentadas una frente a la otra para componer una escena que cuenta con pocos paralelos en el arte Levantino. La figura de la izquierda sujeta en su mano un objeto poco común de forma ovalada, tal vez un recipiente que se acerca a la boca, o un hacha o azuela que balancea frente a ella. Ambas figuras han sido
interpretadas como dos representaciones femeninas, a pesar de carecer de los rasgos característicos de las mujeres levantinas: los senos o la presencia de faldas.

 

¿QUIENES ERAN Y CÓMO VIVIAN SUS AUTORES?
En la actualidad se sabe que el arte Levantino está vinculado a los procesos de transformación económica, social y cultural que trae consigo la Neolitización (5500-5000 a.C.), es decir, la introducción de las actividades agrícolas y ganaderas en estos territorios. No obstante, los investigadores siguen debatiendo sobre las formas de vida de sus autores y se barajan dos teorías: que se trate de los últimos caza-recolectores que habitaban estas tierras en aquellos momentos de cambio, o de los primeros agricultores y ganaderos que introdujeron estas novedades.

 

¿CÓMO PINTABAN?
El arte Levantino está realizado con trazos muy finos que sólo pudieron obtenerse con la ayuda de un pincel. Desconocemos el tipo de pinceles empleados, pero lo más probable es que utilizaran materias primas naturales para fabricarlos, como tallos de plantas deshilachados, cabello humano o animal, o incluso plumas de aves. Los artistas levantinos pintaban en rojo, negro y blanco, aunque en el abrigo de las Monteses sólo veremos figuras pintadas en rojo. Para obtener esos colores, los artistas Levantinos machacaban colorantes minerales o carbón vegetal, que mezclaban con líquidos para producir pintura. No hay constancia de que se utilizara sangre o algún tipo de grasa animal, por lo que lo más probable es que recurrieran al disolvente universal: el agua.

 

Las pinturas rupestres del abrigo de las Monteses son una obra de arte con más de 7.000 años de antigüedad. Se trata de un arte único y de gran fragilidad que forma parte de nuestro patrimonio cultural, histórico y artístico, y que debes ayudarnos a proteger.

 

¿QUIERES VISITARLO?
 

Se está trabajando para definir visitas y horarios.
 

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30